Croquetas de cordero

Ayer, día 16 de enero, se celebró el Día Internacional de la Croqueta. Y aunque ya ha pasado fecha tan significativa, ya sabéis que nunca es tarde si la dicha es buena y damos fé de que ésta… está muy buena.

La croqueta es un alimento reconocido en el mundo entero, de origen francés, muy popular en Holanda y los Países Bajos, pero que también se consume en muy variadas formas en España, Latinoamérica, Estados Unidos, China y Japón.

La receta de las croquetas nace en Francia, pero la fecha en la cual fue escrita no está clara. Hay quienes afirman que fue el chef del rey francés Luis XIV en 1691, mientras otros señalan al fundador de la cocina clásica francesa, Monsieur Escoffier, quien la habría escrito en 1898.

A principios del siglo XVIII, Antonin Cáreme la dio a conocer en las cocinas nobles. El 18 de enero de 1817 preparó un banquete para el príncipe regente de Inglaterra y el Gran Duque Nicolás de Rusia y tuvo la gran idea de recubrir la salsa bechamel con una capa crujiente. Croquetas significa “crujiente” en francés. A este plato le llamó “Croquettes à la royale”.

Para celebrarlo, aunque sea tarde, os traemos esta receta de croquetas de cordero asado. (Receta publicada por el Diario de Ibiza)

Ingredientes
35 g. de mantequilla
35 g. de cebolla picada
35 g. de harina
500 ml. de leche entera
carne de cordero asado picada
nuez moscada
sal
pimienta negra
1 huevo con 1 cucharada de leche para el empanado
pan rallado para empanar
aceite para freír

1 En primer lugar, hay que fundir, en una sartén, 35 g. de mantequilla.

2 Una vez fundida, añadimos 35 g. de cebolla rallada y la cocinamos a fuego lento hasta que esté totalmente cocinada, sin que llegue a dorarse. Cuando adquiera un tono transparente, agregamos 35 g. de harina y cocinamos durante 2 minutos.

3 Es momento de añadir la leche. Lo haremos cucharada a cucharada, sin añadir más leche antes de que ésta se mezcle completamente con la harina. Para ello, cocinaremos a fuego medio sin dejar de remover.

4 Una vez hecha la bechamel, añadiremos sal, pimienta y nuez moscada rallada al gusto así como la carne de cordero asado picada. Mezclamos bien y dejamos reposar en la nevera durante cuatro horas.

5 Pasadas las cuatro horas, la masa está más firme y manejable para darle forma de croqueta. Con una cucharita, cogemos porciones de masa, la pasamos por harina, le damos forma de croqueta, la pasamos por huevo y luego por pan rallado. La dejamos reposar media hora más en la nevera.

6 Calentamos un cazo con aceite de oliva suave. Freímos las croquetas y las dejamos reposar sobre papel para quitar el exceso de aceite.

¡Y a degustarlas!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *