Cordero a la parrilla

La parrilla es uno de los métodos de cocinado más utilizados para preparar, por ejemplo, unas chuletillas de cordero. Sin duda alguna, es una buena forma de triunfar en la cocina con poco esfuerzo, además de ser una forma ideal de disfrutar de esta carne en los meses de verano.
En este artículos os recordamos algunos consejos que se deben adoptar para obtener un buen resultado y os proponemos alguna innovación en este tradicional preparado.

1. Una hora antes de comer, es necesario frotar la carne con aceite y sal por ambos lados. Si la sal se deja el tiempo suficiente, los jugos serán reabsorbidos por la carne y se creará una corteza exterior perfecta a la hora de cocinarla.

2. Una vez que se han untado con aceite y se han salado los filetes, se deben dejar reposar en nevera, se coloca uno sobre otro (en el caso de ser más de uno) separados por una hoja de papel parafinado y se ponen de nuevo en la parte inferior del frigorífico. Si estamos preparando una barbacoa en el jardín, se necesitan 20 o 30 minutos hasta que el carbón se convierta en unas brasas perfectas para la cocción de la carne. Se recomienda encender con materiales naturales y no usar líquidos inflamables u otros productos químicos que podrían afectar al sabor de la carne.

3. Unos 45 minutos antes de la hora de comer es necesario retirar la carne de la nevera para dejarla a temperatura ambiente, 15 minutos antes de poder disfrutar del sabor de la carne es necesario empezar a calentar la sartén, la plancha o la parrilla. En el caso de utilizar una barbacoa de gas, será necesario calentar los utensilios para cocinar unos 10 minutos antes.

4. Para garantizar una cocción correcta a una temperatura óptima si se va a cocinar en sartén, se recomienda no colocar demasiados filetes al mismo tiempo para que no baje su temperatura. 12 minutos antes de la comida, ya se puede empezar a colocar la carne sobre la parrilla y empezar a cocinarla. A medida que el calor penetra en la carne los músculos se ponen rígidos, por ello, si se presiona la superficie de la carne con las pinzas o con los dedos se puede conocer su punto de cocción, poco hecho, al punto, hecho…

5. Para una carne poco hecha bastará con una cocción de dos minutos y medio por cada lado, para una cocción al punto unos tres minutos y medio por cada lado, para una carne hecha unos cuatro minutos por cada lado, y para una carne bien hecha unos seis minutos por cada lado. Antes de comer se recomienda dejar reposar la carne unos minutos para facilitar que los jugos se distribuyan de manera uniforme.

Dos propuestas para una barbacoa diferente:

– Cordero con piñones y sal ahumada de zumaque.
– Costillas de cordero con queso feta y limón.

cordero a la parrilla con piñones

Ambas propuestas son del blog Gastronomía & Cía

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *