CONSEJOS PARA IDENTIFICAR LA CALIDAD ÓPTIMA DE LA CARNE

La carne, ese preciado objeto de deseo de nuestra dieta mediterránea es uno de los aportes proteicos más importante para nuestro organismo. Cuando adquirimos este producto lo hacemos de manera sistemática y sin pararnos a observar aquellas características que ha de tener para que presente una calidad óptima.

La calidad de la carne es un aspecto objetivo, depende de factores externos e internos que la afectan en toda la cadena de trazabilidad de la misma, desde su origen hasta su consumo final. La calidad se determina por su porcentaje de grasa, su aspecto, olor, firmeza, jugosidad, ternura y sabor.

Consejos a tener en cuenta en el momento de comprar cualquier tipo de carne

Apariencia visual y firmeza
La carne en buen estado presenta un aspecto firme, con una consistencia suave sin llegar a ser blanda. Una pieza de carne de calidad se identifica por su veteado, las delgadas vetas de grasa que se distribuyen por todo el corte de la carne y que aportan sabor y jugosidad, color y retención de agua.

Olor
El olor de la carne debe ser suave y específico del animal que proceda. Se debe tener cuidado de no comprar una pieza de carne que presente un olor a rancio o fuera de lo común.
Suavidad
La suavidad que presente la carne dependerá de la especie y de la edad del animal del que proceda. Las carnes maduras y al vacío son más suaves y tienen un sabor más intenso.
Jugosidad y sabor
La jugosidad está relacionada con el veteado y el porcentaje de grasas que presente la pieza de carne. La carne que tiene un ligero borde de grasa y un veteado ayuda a retener los jugos y nutrientes. Un corte de carne con el porcentaje ideal de grasa le da un sabor más jugoso y mejor que uno sin grasa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *