COCINAR, UNA BUENA TERAPIA CONTRA LA DEPRESIÓN

Seguro que muchos de vosotros habéis probado alguna vez el placer de cocinar, pues bien, que sepáis, que además de disfrutarlo, podréis estar realizando sin saberlo una terapia contra la depresión y otros problemas de salud mental.

El estrés al que estamos sometidos en nuestra vida diaria genera que en España entre 4% y el 5% de la población sufra algún tipo de trastorno depresivo, según datos recogidos en el informe ’Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud’.

Algunas clínicas médicas, terapeutas, psiquiatras y demás expertos en salud mental realizan cursos y actividades de cocina para tratar la depresión, ansiedad y otros problemas psicológicos.

La cocina es una herramienta perfecta para desconectar del estrés y de las preocupaciones del día a día. Para algunos es una actividad más de aprendizaje donde aprender a cocinar, mientras que a otros les ayuda a desconectar de sus problemas centrando la atención en esta tarea.

Las propiedades terapéuticas de la cocina residen, además de relajar por el propio acto de cocinar, en que es una actividad que motiva a conseguir una meta concreta cuyo fin último es satisfactorio y positivo para el usuario que lo realiza.

La cocina se ha convertido en una técnica derivada de las terapias de la conducta, donde los expertos motivan al paciente a alcanzar una nueva meta aprendiendo nuevas técnicas y sin ser conscientes de que están en mitad de una terapia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *