La carne de cordero, rica en vitamina B12, fundamental para levantar el ánimo

Hay cientos de días señalados en el calendario para celebrar. Sin embargo, el “Blue Monday” es conocido por todo lo contrario. Este lunes, 15 de enero de 2018, es el día más triste y deprimente del año. O al menos así lo calificó el psicólogo británico Cliff Arnall en 2005 con motivo de una campaña publicitaria para la agencia de viajes Sky Travel y se acabó convirtiendo en todo un fenómeno.

La teoría se basa en diferentes variables: el clima de “frío polar”, la (dura) cuesta de enero, el tiempo que ha pasado desde que acabó Navidad (con la nostalgia correspondiente) y los propósitos de año nuevo (que pasados quince días no se han cumplido).

Por este motivo, hoy más que ningún otro día, es necesario hacer todo lo posible para levantar el ánimo. Nosotros barremos para casa, pero sin duda, y está científicamente demostrado, la alimentación juega un papel primordial en el estado anímico de las personas.

Y es que somos lo que comemos. Hace tiempo que los neurocientíficos llegaron a esta conclusión después de comprobar cómo, según los alimentos que predominen en nuestra dieta, podemos tener un cerebro más o menos ágil, más o menos creativo, más o menos sereno y, de acuerdo con los últimos hallazgos, más o menos feliz. Científicos de la Universidad de Columbia, en Nueva York, liderados por el profesor Drew Ramsey, presentaron una nueva escala de alimentos que podrían mantener la depresión lejos de nuestras cabezas o al menos aliviar los síntomas en caso de que este trastorno ya esté diagnosticado, según publicó el diario El Mundo.

No existen productos milagros, pero sí es verdad que algunas comidas, integradas en una dieta equilibrada y variada, mejoran el ánimo e inhiben los estados de ansiedad y depresivos.

Este es la lista de alimentos que no pueden faltar en tu dieta si quieres poner más granitos de arena para ser feliz:

  1. Pescado azul sardinas, salmón o atún. Son ricos en ácidos grasos omega 3, esenciales en general para que el cerebro realice correctamente sus funciones.
  2. Frutos rojos, como arándanos y fresas Son antioxidantes naturales. Liberan el cerebro de toxinas, ayudan a recuperar la vitalidad, frenan la pérdida de la memoria e intervienen en la capacidad de concentración de modo casi inmediato.
  3. Hortalizas de hoja verde. Ocupan un puesto privilegiado en esta nueva escala.
  4. Almendras y otros frutos secos. Contienen precursores de omega-3, vitamina E y magnesio y aportan una buena cantidad de proteínas que estimulan las neuronas que nos mantienen despiertos y atentos.
  5. Carnes de caza y carne roja procedente de animales alimentados con hierba y pasto, como el cordero y el lechazo. Ricas en vitamina B12. Precisamente uno de los riesgos de las dietas veganas, y en cierto grado con la vegetariana, es la falta de vitamina B12. Una deficiencia de esta vitamina puede desencadenar depresión, anemia y finalmente lesión neuronal irreversible, según contó Ramsey en la presentación de esta escala.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *